Profesora Aïcha Liviana Messina asume como nueva directora del Doctorado en Filosofía

Desde el 1 de marzo de 2020, la dirección del programa de Doctorado en Filosofía de la Universidad Diego Portales estará a cargo de la profesora titular del IDF, Aïcha Liviana Messina, quien actualmente se encuentra finalizando su periodo sabático de investigación.

La profesora Messina es Doctora en Filosofía por la Universidad de Estrasburgo y acaba de publicar el libro Feminismo y revolución. Crónica de una inquietud (Santiago: Metales Pesados, 2020), que será presentado durante enero. También es autora de L’anarchie de la paix. Levinas et la philosophie politique (2018), Amour. Le livre blanc des manuscrits de 1944 (2011) y coeditora de los volúmenes Escribir la violencia. Hacia una gramática del grito (2019) y Filosofía y mesianismo (2015), entre otras publicaciones.

Hasta ahora, Aïcha Liviana Messina se desempeñaba como directora del Magíster en Pensamiento Contemporáneo: Filosofía y Pensamiento Político, cargo que desde marzo será asumido por el profesor Wolfhart Totschnig.

El programa de Doctorado en Filosofía se especializa en Filosofía Moderna y Contemporánea y contempla la posibilidad de cotitulación con universidades extranjeras de prestigio, como la Universidad de Leiden (Holanda), la Universidad Libre de Ámsterdam (Holanda), la Universidad Radboud de Nimega (Holanda), la Universidad Paris X (Nanterre), la Ruhr-Universität Bochum, la FernUniversität in Hagen o la Martin-Luther Universität Halle-Wittenberg (Alemania).

A continuación, la nueva directora del programa responde algunas preguntas sobre el Doctorado:

¿Cómo definiría el perfil del Doctorado en Filosofía y qué piensa que lo distingue de otros programas?

El programa tiene dos características principales. Por un lado, ofrece a los estudiantes la posibilidad de trabajar en co-tutela con profesoras y profesores de universidades en el extranjero. En ese sentido, este programa de doctorado se propone insertar los estudiantes en un mundo académico abierto, en el que puedan conocer distintos contextos y tener una mayor participación en dicho mundo. Por otro lado, el programa busca dar herramientas para preparar al estudiante para la investigación y la docencia. Ofrece becas para realizar estadías de investigación y participar en coloquios internacionales. Da a cada estudiante aceptado en el programa la posibilidad de realizar un curso, generalmente afín a su tema de investigación. Estos dos aspectos son muy importantes porque buscan dar a las futuras doctoras y a los futuros doctores distintas opciones de inserción en el mundo académico y definir su perfil como investigador/a.

¿Qué desafíos se plantea en esta nueva etapa del Doctorado, que comienza con su dirección?

Un desafío importante será desarrollar áreas de investigación que muestren las conexiones que hay en el trabajo de los y las profesores del programa, y también de nuestros colaboradores en el extranjero. Si bien tanto los profesores y las profesoras como los estudiantes están enfocados en temas de investigación distintos, muchas veces abordamos problemas comunes, desde horizontes y métodos de trabajo diferentes. Definir áreas de investigación alrededor de estas intersecciones permitiría ampliar las apuestas de nuestras investigaciones.

Otro desafío sería incentivar a los y las estudiantes a formar una comunidad académica amplia, dándoles por ejemplo la posibilidad de organizar jornadas doctorales sobre temas comunes a su investigación. Además, dado que el programa trabaja en colaboración con otros programas de doctorado, sería sin duda interesante desarrollar más posibilidades de intercambio con estudiantes, profesoras y profesores que pertenecen a estos otros programas.

¿Cómo ve la situación de los estudios doctorales en Chile, particularmente desde las humanidades y la filosofía? ¿Cómo cree que se inserta este programa dentro de ese contexto?

Es una pregunta difícil e interesante, que por el momento me deja más bien con nuevas preguntas.

Me llama la atención que mientras en algunos países europeos se cierran programas de doctorado en filosofía, en Chile se están abriendo posibilidades de realizar estudios doctorales que atraen estudiantes nacionales e internacionales (es de hecho algo que caracteriza nuestro programa, que cuenta con cinco estudiantes extranjeros, uno de ellos ya egresado).

Quizás esta situación da cuenta de que las apuestas de un programa de doctorado en filosofía no se miden solo en el contexto nacional, sino que en el contexto global. Que en Chile se pueda hacer lo que ahora en otros lugares no se puede hacer, significa que estamos generando oportunidades nuevas para el mundo, no solo para el país. La formación de doctores no sirve solo al contexto nacional. Los doctorados generan literalmente mundos de interacción y nuevas maneras de pensar. Esto no es menor. Hay que valorarlo en su justa medida, que consiste justamente en exceder los parámetros de medición que tenemos.

Más información sobre el Doctorado en Filosofía, aquí.